Gente Tóxica
La personalidad neurotica

La personalidad neurótica: el trastorno del 95% de la población

Seguro que has oído la palabra neurosis en muchas ocasiones, incluso puede que hayas llamado a alguien neurótico, pero si te preguntan qué significa ser neurótico ¿sabrías responder? Las conductas neuróticas afectan a la mayoría de la población, ya que la sociedad actual las fomenta. Vamos a ver qué características tienen.

La personalidad neurótica

El término neurosis se utilizó por primera vez en 1777 para describir enfermedades emocionales. Actualmente se usa como comodín para llamar a todas aquellas afecciones emocionales que no tienen un origen físico. En otras palabras, neurosis se refiere a alteraciones mentales que nos provocan problemas emocionales.

Esto te puede parecer “raro” y que sólo le pasa a unos pocos, pero no es así. Por ejemplo, cuando perdemos el control de nuestras emociones, estamos siendo neuróticos. Y perder el control es tan fácil como dejar que otras personas dominen tus reacciones, ya sea enfadándonos, molestándonos o poniéndonos tristes por cosas que hacen los demás.

  • Enfadarse porque tu equipo de fútbol ha perdido es ser neurótico.
  • Sentir culpa porque no has comprado un regalo de cumpleaños es ser neurótico.
  • Sentir envidia porque tu vecino tiene un coche más grande es ser neurótico.
  • Sentirse triste por no tener pareja es ser neurótico.

Esos son sólo unos ejemplos de la enorme cantidad de conductas neuróticas que ocurren a diario. Como ves, todos tenemos en algún grado cierto tipo de neurosis, todos dejamos que otras personas nos afecten y nos influyan de alguna manera. Las emociones surgieron para adaptarnos al entorno, y como animales de manada que somos, nuestro entorno siempre ha sido en grupos. Por eso tenemos emociones que reaccionan con conductas de otras personas.

Si bien todos tenemos este tipo de comportamientos, hay personas cuya neurosis llega a impedirles tener una vida normal, tomar decisiones y ser felices. Estas personas tienen dificultades para controlar sus emociones o se ven abordadas por fenómenos negativos constantemente como:

  • Culpa
  • Remordimientos
  • Necesidad de aprobación
  • Miedo a lo desconocido
  • Preocupación
  • Obligaciones sociales
  • Dependencia

Como ves, son muy comunes en la actualidad. Un neurótico vivirá por y para ellas, incluso las fomentará. Si lo unimos a que la sociedad incita los comportamientos neuróticos, tenemos un círculo vicioso del que es difícil salir.

Beneficios de las conductas neuróticas

Las conductas neuróticas son claramente dañinas para las personas que las tienen, impidiendo su funcionamiento normal. Entonces ¿por qué se mantienen? ¿Qué le aportan a la persona que las sufre? Estas conductas aportan “beneficios” indirectos que permiten al neurótico evitar tareas desagradables. Aquí tienes unos ejemplos:

1. Apartar la responsabilidad de las emociones y colocárselas a los demás

Si culpan a otra persona de su infelicidad o de su situación, alejan de ellos la responsabilidad de sus actos. Es mucho más sencillo echarle la culpa a otros y no hacer nada con sus problemas.

2. Evitar cambiar

Si son otras personas las responsables de cómo se sienten, cualquier cambio es imposible, ya que es culpa de otros que se sientan así. Por ello, los demás también se convierten en responsables de no cambiar.

3. Evitar riesgos

Apartando de ellos la responsabilidad, también evitan correr riesgos al conocer y explorar lo que hay más allá de su zona de confort.

4. Provocar que otros cuiden del neurótico

No controlar las emociones es una clara muestra de conducta infantil. Esto permite al neurótico quedarse en la infancia, para así ser mimado y protegido.

5. La culpa y la preocupación para evitar el presente

La culpa permite a los neuróticos evitar el presente, sintiéndose culpables por algo del pasado. Esto los inmoviliza, evitando que puedan hacer algo productivo. O sea, la culpa les hace evitar enfrentarse al presente.

6. Culpa como pago por los errores

Existe la creencia de que te debes sentir culpable por tus errores y que si no te sientes culpable, eres una mala persona. Por tanto, los neuróticos buscarán el perdón sintiéndose lo más culpable que puedan.

7. Preocupación para justificar comportamientos

Las personas con comportamientos malsanos, los justifican en cuanto pueden con la preocupación. Si tienes un problema con la comida, seguro que comes más cuando estás preocupado, por lo que es una excusa estupenda para mantener estos comportamientos difíciles de cambiar.

8. Preocupación como muestra de amor

Otra de las creencias compartidas por la sociedad es que una persona es cariñosa o atenta cuando se preocupa constantemente por los demás. Si alguien no se preocupa por ti, es que no te quiere. Si no te preocupas por tu hijo, eres un mal padre. Esto es un beneficio ideal que mantiene las preocupaciones como conducta “normal” en la sociedad actual.

Características de las personas neuróticas

La personalidad neurótica es un trastorno muy generalizado, por lo que las características de las personas neuróticas son muy distintas. A pesar de ello, las personas que con frecuencia actúan de forma neurótica comparten las siguientes características:

Desarrollo pobre de la personalidad

Una persona neurótica tiene una marcada falta de desarrollo de la personalidad, que se traduce en una clara inmadurez y personalidad infantil. Esto se debe a que el origen de la neurosis es en la infancia. Una de las principales causas de la neurosis es la sobreprotección. Los niños sobreprotegidos no han tenido que lidiar con el mundo y cuando llegan a una edad adulta no tienen la capacidad ni la experiencia para controlar sus propias emociones o tener una postura saludable ante los problemas.

Creación de ídolos

Los neuróticos sienten que quieren ser como otras personas. Crean ídolos y les gustaría ser como ellos. Como un neurótico tiene una baja autoestima, busca ejemplos de cómo ser y cómo comportarse en otras personas, a las que nombra ídolos y los convierte en su referencia de comportamiento.

Inocentes

Su falta de experiencia y de contacto con el mundo les hace persona crédulas e inocentes. Son propensas a las manipulaciones, ya que no controlan sus emociones. Si una persona consigue que se sientan culpables, el neurótico hará lo que sea para complacerla.

Complacientes

Buscan constantemente la aprobación de los demás, ya que han construido una autoestima pobre que se basa en los juicios externos. Esto hace que sean personas muy vulnerables a comentarios negativos y críticas. Es por ello por lo que mantienen conductas complacientes, para agradar a los demás y evitar el rechazo.

Poca tolerancia a la frustración

Otra de las consecuencias directas de la sobreprotección. Los padres de estas personas no dejaron que cometiera errores, bloquearon con sus cuidados obsesivos el desarrollo normal del neurótico. Cada vez que algo le iba mal, papá o mamá le solucionaban el problema. Cuando sus padres no pueden ayudarlos, se frustran y reaccionan con ira o victimismos.

Victimistas

La baja autoestima unida a la necesidad de aprobación, llevan a estas personas a las conductas victimistas. Utilizan las percepciones de ellos mismos (negativas y distorsionadas) para excusar sus comportamientos o para evadir responsabilidades.

Personas de costumbres y hábitos muy marcados

Como han explorado poco fuera de su zona de confort, mantienen sus viejas y perjudiciales costumbres como forma estándar de actuar ante lo desconocido. Son rígidos y resistentes al cambio. Más vale malo conocido que bueno por conocer es su refrán favorito.

Frases neuróticas

Por último, aquí tienes unos ejemplos de las frases más usadas por una personalidad neurótica:

“Sin ti yo no soy nadie”

Este es un ejemplo claro de una autoestima baja y externa, en la que la valoración que hace de sí mismo el neurótico depende de otra persona.

“Tu tienes la culpa de todo”

Clara conducta para evitar responsabilidades. Con esta frase consiguen limpiarse las manos sobre un tema y culpar a los demás. Además, haciéndote sentir mal podrán manipularte.

(Si quieres leer más frases de Gente Tóxica, pincha aquí)

“Mi pareja no me hace feliz”

Con esta frase no asumen la responsabilidad de sus emociones. Su felicidad depende de terceras personas.

(Un padre a su hijo) “¿Qué hiciste anoche? ¿A dónde vas?”

Esto, a pesar de lo que nos dice la sociedad, no está dirigido a cuidar al otro, sino a controlarlo. Es la conducta que un padre neurótico ejerce sobre su hijo. A través del control aparece la sobreprotección, evitando que el joven tome sus propias decisiones y cometa errores, además de arrebatarle completamente su intimidad.

Un extra: escena de una madre neurótica con su hija, extraído del libro “Gente Tóxica” de Bernardo Stamateas:

La pequeña Mary estaba en la playa con su madre, con quien mantuvo el siguiente diálogo:

  • Mamá, ¿puedo jugar en la arena?
  • No, mi vida; no quiero que te ensucies el vestido.
  • ¿Puedo andar cerca de la orilla?
  • No. Te mojarías y podrías pescar un refriado.
  • ¿Puedo jugar con los otros niños?
  • No. Te perderías entre la gente.
  • ¡Mamá, cómprame un helado!
  • No. Te haría daño en la garganta.

*****

Si te ha gustado este post, aquí tienes más tipos de personas tóxicas.

Si te ha gustado, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Mira también

Soy una persona tóxica ¿Qué hago?

Si has llegado hasta aquí, es que en ...

Lo mejor de Gente Tóxica

donde estudiar pnl programacion neurolinguistica curso

Los mejores Test de Gente Tóxica

Los mejores test psicologicos de gente toxica

Danos un like!

Contacta con nosotros