Gente Tóxica
vampiro emocional

Vampiros emocionales y la depredación emocional

Los vampiros emocionales son aquellas personas que se “alimentan” de nuestras emociones positivas y las usan para paliar su falta de ánimo y negatividad. Tienen la capacidad de desgastarnos psicológicamente. Transmiten un sentimiento oscuro y poco agradable, aunque a menudo son hábiles escondiendo esta faceta con una elaborada y buena primera impresión.

Lo preocupante es que los vampiros emocionales no sólo ocasionan una molestia en el momento, el tratarlos frecuentemente causan desgaste y estrés, tanto emocional como físico. Es prudente recordar que los problemas de desgaste emocional inciden con el tiempo en la aparición de algunas enfermedades. De ahí la importancia en aprender a reconocer este tipo de personas y saber a qué nos estamos enfrentando.

En general, cualquier persona tóxica es propensa a ser un vampiro emocional. Al ser personas con mucha negatividad, dependen de las emociones de otras personas para sentirse bien. Por eso es común que usen la manipulación, el chantaje, el victimismo y las mentiras constantemente, ya que todo esto provoca que la persona sana empeore emocionalmente, mientras que la persona tóxica se siente bien al tener éxito con sus artimañas. Este intercambio del estado de ánimo es el que provoca que se les llame vampiros emocionales o también depredador emocional.

El depredador emocional está en continuo acecho por encontrar a su víctima, teniendo preferencia por las personas quienes poseen aquellas características que despiertan su envidia, como lo son; la voluntad, amabilidad, optimismo y carisma. Personas que irradian felicidad.

Los actos de vampirismo emocional o depredación emocional se manifiestan con más frecuencia en relaciones con familiares, de amigos y de parejas. Son sus presas predilectas, ya que conocen muy bien a la presa y, por tanto, sus puntos débiles. Esto los hace mucho más fáciles de manipular, se valen de la confianza que existe entre ellos para aprovecharse de cada situación.

Cómo detectar a un vampiro emocional: 8 claves

1. Hablan mucho de ellos mismos

No escuchan, se limitan a hablar. Tienen mucho que decir de lo que han conseguido, y poco tiempo para escucharte a ti. Un ejemplo claro son las personas narcisistas.

2. Tienen poca o ninguna empatía

Como ocurre con los psicópatas, los vampiros emocionales no piensan en el daño que están causando o las consecuencias que sus actos tienen para los demás. Se centran en lo que ellos quieren, cueste lo que cueste.

3. Tienen una vida personal vacía

A pesar de que hablen mucho de ellos mismos, sus palabras suelen estar vacías, plagadas de mentiras y de historias de otras personas. Además, no suelen tener relaciones duraderas ni amistades sanas.

4. Requieren de ti mucho más que otras personas

Siempre están pidiendo favores o ayuda. Se muestran necesitados y vulnerables, pero en realidad se aprovechan de tu buena voluntad.

5. Te controlan

Suelen contar con tu tiempo como si les perteneciera. Hablan de sí mismos durante horas cuando quedáis, vais siempre al lugar que el vampiro emocional quiere y a la hora que quiere, le surgen imprevistos para abandonar la situación cuando ya no siente que controla la situación, etc. En definitiva, todo ocurre bajo su control.

6. Hablan sobre tus errores y sobre los errores de los demás

Su mayor afición es la crítica. Hablan de todo lo malo que tienen los demás, y si no lo tienen, se lo inventan. Tú no te salvas: remarcarán tus errores pasados y presentes para que te sientas vulnerable. Usan esta conducta para sentirse superiores a los demás.

7. Se quejan

Sus vidas son malas. Siempre tienen algo de lo que quejarse y hacerse la víctima. Dolores de articulaciones, malos días en el trabajo, peleas de amigos, enfrentamientos de vecinos… siempre hay algo. Con ello consiguen que te compadezcas, absorbiendo tu estado de ánimo positivo.

8. Te dejan vacío

Eso es lo que sientes cuando esa persona se marcha: agotamiento emocional, sensación de vacío. Han conseguido su objetivo y te han quitado toda tu buena energía.

En definitiva, el vampirismo emocional, no es otra cosa que vivir a costa de las emociones de los demás. Son comportamientos egoístas y degenerativos que si no los reconoces a tiempo y los evitas, tu salud mental y física pueden verse comprometidas.

Si te ha gustado, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Mira también

Soy una persona tóxica ¿Qué hago?

Si has llegado hasta aquí, es que en ...

Lo mejor de Gente Tóxica

caracteristicas de las personas toxicas

Los mejores Test de Gente Tóxica

Los mejores test psicologicos de gente toxica

Danos un like!

Contacta con nosotros