Blog, Psicología
diferencias entre empatia y simpatia

Diferencia entre empatía y simpatía. Todos las confunden.

El concepto psicológico de empatía se ha hecho famoso. Casi a diario lo oímos o lo leemos en cualquier lugar. Pero la mayoría de veces que se usa la palabra empatía, en realidad se está refiriendo al concepto de simpatía. Hay una gran confusión entre estas dos palabras. Por ello, vamos a ver en este post la diferencia entre empatía y simpatía.

Si salimos a la calle a preguntar qué significa empatía o escuchamos cómo la gente suele utilizarla cuando habla, veremos que hay una definición que se repite. Sería algo como:

Ponernos en el lugar de otra persona para sentir por lo que ella está pasando.

Es una definición algo ambigua que confunde. Por ejemplo, si te pones triste cuando tu amigo te cuenta que su padre ha fallecido y le dices “Ya verás como con el tiempo te dolerá menos”, creemos que somos empáticos, cuando en realidad estamos siendo simpáticos.

¿En qué se diferencian simpatía y empatía?

Para aclararnos, vamos a definir los dos conceptos:

Empezamos con empatía. Su definición es:

Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Esto implica que:

  • Se identifican y reconocen las emociones del otro.
  • Se escucha activamente y se comprende al otro.
  • Genera una conexión entre las personas.
  • No da soluciones o consejos.
  • No busca el lado positivo de los problemas.
  • No se juzga al otro.

Vamos a ver ahora la definición de simpatía:

Inclinación afectiva entre personas, generalmente espontánea y mutua.

Esto implica que:

  • Se intenta dar una respuesta racional a la emoción del otro.
  • No se identifican ni reconocen las emociones, sólo se sienten de forma vaga.
  • Intenta dar soluciones o consejos.
  • Busca dar el lado positivo de los problemas o les quita importancia.
  • Se emiten juicios.
  • Entra en juego la compasión y la amabilidad.

En otras palabras: la simpatía es cuando sientes lo que le ocurre a la otra persona pero no necesariamente lo comprendes. Por ejemplo, un acto simpático ocurre cuando se te pega la tristeza de alguien sólo por estar cerca de esa persona.

En cambio, la empatía es cuando comprendes lo que le ocurre a la ota persona. No es necesario sentir lo mismo que ella. Por ejemplo, un acto empático ocurre cuando una persona acude a un psicólogo. El psicólogo comprenderá las emociones del paciente sin implicar sus propias emociones en el proceso.

¿Cómo ser empático?

Cuando alguien te cuenta sus problemas, no espera que se los soluciones sino que sólo quiere que lo escuchen y comprendan. O sea, busca a alguien empático y no simpático. Un empático reducirá el dolor de esa persona generando una conexión con ella. Un simpático aumentará o dejará como estaba el dolor de esa persona al responder de una forma poco efectiva.

Vamos a verlo con un ejemplo:

Juan se encuentra con su amigo Pedro y le dice: “Pedro, mi pareja me ha dicho que lo dejemos, que ya no me quiere.”

Pedro, que es simpático le dice frases como:

  • “Hay muchos peces en el mar, seguro que encuentras otra.”
  • “Ya verás como vuelve, tienes que intentar hablarle y decirle…”
  • “No es para tanto, la vida sigue.”

Poco después, Juan se encuentra con Carlos y le cuenta el mismo problema, pero Carlos reacciona de forma empática y le dice:

“Lo siento Juan, sé que es duro, aquí estoy si quieres hablar”

Y después de decir esto, Carlos se limita a escuchar a Juan y a comprender por lo que está pasando. Sólo eso. No intenta solucionarle el problema, ni dar consejos ni contarle que él está pasándolo peor. Sólo comprensión emocional empática.

Ahora que sabes la diferencia entre empatía y simpatía ¿A quién preferirías contarle el problema, a Pedro o a Carlos? ¿Una respuesta empática o una simpática?

Y ahora pregúntate: ¿Cómo reaccionas tú cuando te cuentan un problema? ¿Como Pedro o como Carlos?

Aquí te dejo un video subtitulado en español que lo explica muy sencillo y de forma visual, no tiene desperdicio:

Si te ha gustado este artículo con las diferencias entre empatía y simpatía, te recomiendo que leas este sobre qué es la felicidad.

Mira también

Victimismo: el arte de echarle la culpa a otros

Se creen atacados por todo. Se quejan, lloran y son egoístas. El victimismo es una forma irresponsable de enfrentar la vida, que se extiende entre muchas de las personalidades tóxicas. Descubre la psicología detrás de la persona que se hace la víctima en este artículo.