Una barra le atravesó el cráneo y sobrevivió: Phineas Gage

Phineas Gage era un capataz que trabajaba con cargas explosivas en las construcciones de una nueva línea de ferrocarril en 1848.

Phineas estaba preparando un agujero para colocar explosivos, pero accidentalmente golpeó una roca, lo que causó una chispa que encendió los explosivos.

Como resultado, una varilla de hierro de 1,25 metros de largo salió despedida hacia su cabeza, atravesando su cráneo y causando un daño masivo en su cerebro.

La barra le entró por la mejilla izquierda y salió por la parte superior de la frente derecha, quedándose incrustada en su cráneo. Aquí tienes una representación de cómo se le quedó la barra incrustada en la cabeza:

craneo-de-phineas-gage-esquema

Por muy sorprendente que parezca, Gage sobrevivió al accidente. Además, ni siquiera perdió el conocimiento y pudo hablar y andar en todo momento.

Sobrevivir a una lesión como esta, con la medicina de hace más de 170 años ya es impactante, pero lo que más sorprende es que en sólo dos meses le dieran el alta.

La psicología de Phineas Gage tras el accidente

Sobrevivió al tremendo accidente, pero no sin tener secuelas.

Antes del accidente era considerado una persona responsable y trabajadora, pero después del mismo se volvió impulsiva e imprudente.

La barra destrozó el lóbulo frontal de su cerebro, relacionado con características que nos diferencian del resto de animales, como dirigir conductas hacia un fin, la planificación, la motivación y la atención.

Además, interfiere en gran medida con el resto de funciones cerebrales, por lo que el daño de esta parte puede cambiar totalmente la personalidad del afectado.

Así que el Phineas Gage de después del accidente no era como el de antes. Su médico dijo sobre él que: «El equilibrio entre su facultad intelectual y sus propensiones animales se había destruido». Las síntomas más característicos que sufrió fueron:

  • Cambios en la personalidad: se volvió caprichoso, brusco e infantil, cuando antes era amable y bondadoso.
  • Perdió estabilidad emocional: se dejaba llevar por lo que quería en cada momento.
  • No pensaba en el futuro: por ejemplo, compraba cualquier cosa sin preocuparse por el precio mientras tuviera dinero en su bolsillo.
  • Se volvió irritable: le resultaba imposible controlar los impulsos.
  • Su empatía desapareció: perdió la capacidad para comprender lo que los demás sentían.

De su vida después del accidente se sabe que tuvo muchos trabajos que no mantenía por mucho tiempo, que vivió en Chile y que allí trabajó como conductor de un carro de caballos. En 1861, tras más de 12 años después del accidente, empezó a tener episodios con convulsiones que terminaron con su vida.

Importancia del caso de Phineas Gage

Por sí sólo, el caso ya despierta curiosidad, pero su importancia real fue otra.

El caso de Phineas fue el primer caso documentado de daño cerebral en el lóbulo frontal. Esto permitió que pudiera ser estudiado, comprobando así la implicación de esta parte del cerebro en nuestra conducta y nuestra psicología.

Gracias a casos como el de Phineas Gage, en el que una parte del cerebro resulta dañada, se han podido estudiar las funciones específicas de cada parte del órgano más complejo y sorprendente de la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.