Blog, Personas Tóxicas
que hacer con las amistades toxicas

¿Qué hacer con las amistades tóxicas? Deshazte de los malos amigos

¿Crees que tienes amistades tóxicas? Las relaciones de amistad son básicas para llevar una vida emocionalmente sana y feliz. En este artículo encontrarás información que te ayudará a identificar a un amigo tóxico y consejos sobre qué hacer con las amistades tóxicas.

Identifica tus amistades tóxicas

En general, una amistad tóxica se puede definir como aquella que te causa malestar.

Las amistades tóxicas nos hacen sentir mal, nos ponen en aprietos, nos utilizan y nos manipulan. Te hacen sentir culpable, notas que te hace chantaje, o puede que se apoye en ti para que lo ayudes en todo.

Para identificar a una posible amistad tóxica, lo primero es que te familiarices con los distintos perfiles tóxicos.

Si cuadra con alguno de ellos o sientes que se parece mucho, ya sabes con certeza que ese amigo no te conviene.

También puedes ayudarte de las frases de personas tóxicas. Con ellas podrás identificar a tu amigo tóxico y defenderte de sus manipulaciones.

¿Por qué se mantienen las relaciones de amistad tóxicas?

Si estas amistades nos hacen daño ¿Por qué las mantenemos?

Un amigo tóxico suele ser alguien con un vínculo estrecho contigo.

¿Por qué? Es sencillo: sin un fuerte vínculo emocional, lo mandas a freír espárragos y problema solucionado. No te afectará nada la pérdida de la amistad.

En cambio, en relaciones cercanas, cortar la amistad duele. Por ello, un amigo tóxico tiene más probabilidades de ser aquél que ha sido amigo tuyo desde que erais niños o un amigo que te ha ayudado en momentos difíciles.

En las relaciones de amistad cercanas se genera gran cantidad de confianza. Gracias a la confianza y al vínculo emocional, el amigo tóxico lo tendrá fácil para manipular y que la relación de amistad no se rompa.

Esto, en la mayoría de ocasiones, no es un acto consciente. En general, las personas tóxicas no hacen daño a propósito. Es su forma de ser y la manera en la que han aprendido a conseguir lo que quieren. A menos que tu amigo sea un psicópata (y no es broma, puede serlo). Entra en este artículo para saber más sobre la psicopatía.

Características de los amigos tóxicos

Si ya tienes a alguien en mente y quieres saber más sobre cómo es una amistad tóxica, aquí tienes varias de sus características:

Das y no recibes

Esta es la esencia de las amistades. ¿Eres tú siempre el que da y nunca recibes? ¿Tu amigo siempre está ocupado cuando lo necesitas? Quizás debas considerar si esa amistad te está aportando algo.

Te juzgan

Si tus amigos te juzgan, no son tus amigos. Pueden ser bromistas, pero todo tiene un límite. Si te juzgan por tu físico, tu peso, algún trastorno o enfermedad, lo único que logran es acomplejarte más, en lugar de apoyarte y hacerte mejorar.

Las críticas constructivas son buenas, pero los que sólo te juzgan y se burlan sobran en tu vida. Y no tienen por qué llamarte “gordo” o “feo” directamente, pocos tóxicos lo harán así para no destruir la relación, sino que buscarán una forma más sutil de hacerlo. Te juzgarán, te sentirás mal contigo mismo y puede que no notes que la culpa de sentirte así no la tienes tú.

Están sólo para lo bueno

Se supone que las amistades son para lo bueno y lo malo ¿verdad? Un amigo tóxico desaparece cuando le pides algo. En cambio, si les invitas a una cerveza serán los primeros en apuntarse.

Sienten envidia y no alegría cuando te va bien

Tendrán cara de haber chupado un limón cuando les cuentes ésa buena noticia que te acaba de ocurrir. Se notará que no les gusta e intentarán cambiar de tema rápidamente.

No hay confianza total

Sientes que hay confianza, pero que algo no cuadra. No hay confianza plena. No te sientes cómodo en la relación y te sientes comprometido si tienes que pedirle algo.

Te manipulan

Te hacen sentir mal recordando lo bien que se han portado contigo en otras ocasiones. Con ello consiguen que ahora les prestes la ayuda que necesitan. Entra en este artículo sobre manipulaciones para saber conocer las posibles técnicas que están utilizando contra ti.

¿Qué hacer con las amistades tóxicas?

Si has llegado hasta aquí y sabes quién es ésa persona que no te hace bien, entonces te estarás preguntando: ¿Qué hago ahora?

La respuesta es sencilla: cortar con ellas. Las amistades tóxicas afectan nuestro estado de ánimo, nuestra felicidad y bienestar. Los amigos están para ayudarnos a superar los momentos difíciles, no para crearlos.

Sé que puede sonar algo dramático, pero ¿por qué mantener algo que nos hace más mal que bien?

Cambiar es muy difícil para las personas y resulta imposible si ellas no están dispuestas. Aquí tienes un artículo con más información sobre cómo alejarse de personas tóxicas.

Valora tus amistades y no te enfoques en la cantidad sino en la calidad de estas.

Si, a pesar de todo, no puedes separarte de esta persona y quieres prestarle tu ayuda, entra en qué hacer si eres tóxico. Ahí encontrarás lo que necesitas para ayudarle a cambiar. Eso sí, cárgate las pilas con grandes dosis de paciencia, asertividad y buena energía.

Los procesos de cambio son muy duros para las personas. Si crees que tu ayuda se queda corta, intenta recomendarle que acuda a ayuda profesional.

Libro para ampliar

Por último, si te interesa mucho el tema, te recomiendo éste libro sobre amistades tóxicas: “Amistades tóxicas: cómo reconocerlas y reaccionar a tiempo”

qué hacer con las amistades tóxicas

La autora, Mireille Bourret, ejemplifica en él muchas situaciones con amistades tóxicas. Te permite conocer una gran cantidad de detalles sobre cómo son los amigos tóxicas, cómo reconocerlos y qué hacer antes de que te provoquen un gran daño emocional.

francisco shepherd

Psicólogo y escritor. Busco otro punto de vista para el mundo. Conóceme mejor pinchando aquí.

Mira también

Victimismo: el arte de echarle la culpa a otros

Se creen atacados por todo. Se quejan, lloran y son egoístas. El victimismo es una forma irresponsable de enfrentar la vida, que se extiende entre muchas de las personalidades tóxicas. Descubre la psicología detrás de la persona que se hace la víctima en este artículo.