Blog, Personas Tóxicas
suegras toxicas

Suegras tóxicas, el infierno de una relación

Pueden ser la peor pesadilla de una relación. Las suegras tóxicas manipularán la situación a su antojo. En el peor de los casos, tendrán un peso importante en la pareja, influyendo en sus decisiones. En este artículo encontrarás toda la información sobre la psicología detrás de una suegra tóxica.

Cuando la relación es de tres

Uno de los mayores indicativos de que hay una suegra tóxica en la relación, es que el peso de las decisiones, los planes o las discusiones recae en tres personas, y no sólo en dos.

¿Habéis planeado un viaje? Tu pareja pone objeciones porque debe visitar a su madre por una razón importante esos días, o no puede irse tan lejos porque su madre le necesita.

¿Quieres hacer algo distinto el fin de semana? Tu pareja dice que es tradición comer el domingo en la casa de su madre.

¿Hay un gasto importante que debéis afrontar como pareja? Tu suegra se mete para dar su opinión sobre la situación, que nadie le ha pedido, y que generalmente es negativa.

Incluso hay casos en los que la suegra puede llegar a decidir la decoración de la casa de la pareja, el nombre de los hijos o la educación de los mismos.

Una relación de pareja es un acuerdo para compartir la vida. La pareja es la que decide qué implicación existe en la relación, cuáles son las normas de la misma, qué es aceptable y qué no. Hay relaciones abiertas, hay relaciones que sólo se ven los fines de semana, hay relaciones tóxicas en las que hay más dependencia que amor, y hay relaciones sanas que perduran en el tiempo. No hay un libro de instrucciones para gestionar las relaciones, pero hay algo seguro, y es que las decisiones deben ser tomadas por la pareja y por nadie más.

Si en tu pareja está muy presente tu suegra, debes poner atención y hacer algo antes de que destruya la relación.

4 Claves para saber si tienes una suegra tóxica

Aquí tienes más características para identificar si tu suegra es tóxica:

  • Quiere ser una más en la relación.
  • Intenta alterar las decisiones de la pareja.
  • Te desprecia o te boicotea.
  • Manipula a tu pareja.

Quiere ser una más en la relación

Se introduce en temas que no son de su incumbencia. Tiene opiniones sobre cada cosa de la que se habla y, además, cree que su opinión es la forma correcta de hacer las cosas. A veces te dará la impresión de que hay que complacerla en todo momento. Por lo general, una suegra tóxica no se opondrá o impondrá de forma directa, sino que utilizará manipulaciones para influir en la relación.

Intenta alterar las decisiones de la pareja

De algún modo, parece que en cada decisión importante hay que tener en cuenta a tu suegra. Incluso, es posible que sientas que hay cosas que no puedes hacer con tu pareja por si le sienta mal a tu suegra. De nuevo, intentará influenciar a tu pareja indirectamente, y si puede, hablando a solas con él/ella.

Te desprecia o te boicotea

Nunca eres suficiente para ella. Piensa que podrías ser mejor para su hijo/a, y te lo demuestra en cada ocasión posible. Si no tienes estudios, lo hará notar durante la reunión familiar. Si no tienes trabajo, dirá algún comentario en el que quedes en evidencia por ello. Todo esto de una forma sutil, casi podría considerarse inocente. Con ese estilo astuto, las manipulaciones de tu suegra son difícilmente perceptibles, salvo por quien las sufre.

También puede que te compare con parejas anteriores de su hijo/a, o que resalte tus errores excesivamente. Con esto consigue que tú tengas que cumplir sus expectativas o sus exigencias, ganando control sobre ti.

Manipula a tu pareja

En las discusiones aparecen frases de tu pareja como “Ya me lo decía mi madre” o “Mi madre me avisó de que esto iba a pasar”. Esto indica que su madre ha estado influyendo a tu pareja.

Puede haberle dicho a tu pareja que tú la estás manipulando. Así, incitará que tu pareja sea más resistente a cambiar de opinión y que esté siempre alerta ante tus posibles manipulaciones. Además, será más propicia a ser manipulada por tu suegra.

O puede que haya generado dudas en tu pareja, incitándole a pensar que le eres infiel. Incluso puede insinuarle a tu pareja que te han visto con otra persona. Así generará una falta de confianza y una sospecha en tu pareja.

Recuerda que una suegra también es una madre

Una suegra tóxica es, necesariamente, una madre tóxica. Esto quiere decir que tu pareja ha crecido en un ambiente tóxico en el que ha aprendido hábitos que le perjudican.

El problema de que una suegra tóxica tenga influencia en la relación, no es en sí de la suegra, sino de tu pareja. Es tu pareja quien le da lugar, poder o influencia para que pueda manipular la relación.

En la mayoría de ocasiones, una suegra tóxica ha criado a sus hijos con sobreprotección, haciéndoles dependientes de ella. Por tanto, sus hijos pueden haber desarrollado baja autoestima, incapacidad de tomar decisiones, falta de asertividad y sentimientos excesivos de culpa.

Su madre es un apoyo del que no han sabido despegarse, ella no les ha proporcionado las habilidades y recursos necesarios para que poco a poco adquirieran independencia con la edad. Son personas que tienen una conducta poco madura, llegando a comportarse como niños en muchas responsabilidades de la vida diaria.

Por otro lado, la figura materna de tu pareja ha ocupado un lugar muy grande durante su vida. Esto quiere decir que les resultará difícil separarse de ella. En muchas ocasiones tienden a sustituir su figura materna al tener pareja, volcando el peso de la dependencia generada por su madre en su nueva relación. Ahora la pareja se convierte en su figura de autoridad y de apoyo.

Tu pareja te puede llegar a decir que se siente entre la espada y la pared, acorralado/a sin saber qué creer, si a su madre, o la de la persona que ahora tiene a su lado. Si tu pareja está en este paso, quizá puede que empieza a darse cuenta de que su madre está teniendo el mismo peso en la relación que tú.

¿Qué hacer?

Si ya tienes claro que tienes una suegra tóxica, aquí tienes varias recomendaciones:

Declaración de independencia

Las decisiones de la pareja nunca deben ser decididas por terceras personas. Esto debe quedar claro desde el principio. Es necesario que haya un acuerdo entre tú y tu pareja en el que os reconozcáis como un núcleo familiar independiente. O sea, vosotros como relación, debéis tener independencia en vuestras decisiones de pareja.

Analiza bien la situación

Antes de acusar, analízate a ti mismo/a. ¿Estás manipulando la situación de alguna forma? ¿Eres sincero/a con tu pareja? ¿O devuelves las posibles manipulaciones de tu suegra con otras manipulaciones, jugando así al más fuerte con los pensamientos y sentimientos de tu pareja?

Intenta ver la imagen al completo. ¿Una persona externa, ante esa misma situación, se sentiría igual que tú? ¿Pensaría que tu suegra es tóxica? ¿O puede que hayan cosas que se te están escapando?

Una vez analizada la situación, es recomendable que tengas claros cuáles son los problemas específicos que está generando tu suegra en la relación. Así, podrás proponer soluciones específicas a tu pareja.

Mantén el control

No ataques. Tu pareja se siente entre la espada y la pared.

Aunque no lo creas posible, su madre todavía tiene mucho poder sobre él/ella. Si tú intentas atacar a su madre, ya sea con manipulaciones, insultos, mentiras o cualquier estratagema, lo único que estarás haciendo es ser igual que ella, jugar al mismo juego manipulativo.

Lo único que puedes hacer es adelantarte a sus actos, mostrarle las cosas como realmente son a tu pareja, que tiene una visión distorsionada de la realidad. Si tus predicciones se vuelven acertadas, tu pareja solo podrá reconocer que llevabas razón y que lo que está haciendo su madre es manipular la relación.

Pon distancia

Has conseguido que tu pareja reconozca que su madre está jugando sucio. ¿Ahora qué?

A pesar de que tu pareja llegue a reconocer esto, la influencia que su madre tiene sobre él/ella no se desvanecerá de la noche a la mañana. Al principio es recomendable poner distancia, que ambos tengáis menos contacto con tu familia política. Esto no quiere decir que la repudies, sino que, amablemente, limitéis el tiempo que compartís con ellos.

Con la distancia, tu pareja saldrá de ese ambiente manipulativo en el que estaba y, poco a poco, adquirirá una perspectiva más amplia.

Ayuda a tu pareja a ser más independiente

Las personas dependientes están acostumbradas a que tiren de ellas. Piden ayuda para tomar decisiones, necesitan que confirmes que ha hecho bien las cosas o se sienten incapaces de hacer algo por ellas mismas.

Por tanto, lo mejor que puedes hacer por tu pareja es empujarla a que tome riesgos, a que tome decisiones y a que salga de su zona de confort. No le permitas que te pregunte cómo hacer algo, dile que lo intente y si se equivoca, que aprenda del error. No dejes que se escude detrás de la frase “a mi me da igual, lo que tú digas”, incítale a elegir y pensar en qué es lo que más le apetece hacer. No hagas que sea necesario que te pida permiso para todo, ofrécele la libertad que tan poco a probado durante su vida.

Con tiempo y esfuerzo, tu pareja adquirirá la independencia que no puedo elaborar antes.

¿Eres tú la suegra y estás en el otro lado del problema?

Aunque la figura de la suegra tiene un matiz negativo demasiado generalizado, en muchas ocasiones la situación es la contraria, y es la nuera o el yerno la persona tóxica que está manipulando la situación. Si tu eres una de esas suegras buenas y es tu nuera o tu yerno la persona que te causa problemas, aquí tienes varios consejos:

No prohíbas la relación

En este tipo de situaciones, lo mejor que puedes hacer es advertir, pero nunca prohibir. Si haces que tu hijo/a tenga que decidir entre tú y su pareja, además de estar siendo egoísta por tu parte, no le estarás dejando la oportunidad de decidir y de equivocarse. Así, con la experiencia, sufrirá, pero se hará más fuerte y con más recursos para que más adelante, si la relación actual no va bien, tenga las herramientas necesarias para establecer una futura relación sana.

No retires tu apoyo

Los hijos no son pertenencia de los padres. Los padres son el vehículo que les debe permitir aprender a vivir de la mejor forma posible. Aunque pienses que está cometiendo un gran error respecto a su relación actual, no debes elegir tú qué camino deben tomar en sus vidas. Por más que no compartan sus decisiones, unos padres sanos dejarán decidir y ofrecerán una red de apoyo ante los posibles golpes que da la vida.

Pon tus límites

Los anteriores consejos no quieren decir que seas excesivamente permisiva. Debes tener tus límites y no dejar que nadie los sobrepase. El respeto nunca debe faltar en la relación padres-hijos. Los insultos, amenazas o manipulaciones no se deben permitir. Si ocurren, puedes usar técnicas de asertividad para manejar la situación.

Habla de hechos, no de opiniones

Como ocurre en el caso opuesto, se deben evitar las opiniones subjetivas. Lo más productivo es hablar de los hechos, de cosas claras que no puedan ser juzgadas. Si sólo tienes tu opinión o tu especulación sobre la pareja de tu hijo/a, no intentes imponerla. Serás vista como alguien que está intentando manipular la relación y solo conseguirás que se aleje de ti. En temas de amor, incluso con hechos demostrables, a veces se mira para otro lado. Imagina entonces lo que ocurre con opiniones subjetivas. Si se han producido conductas que sin ninguna duda son negativas para tu hijo/a, expónlas siendo lo más objetiva posible.

En definitiva, si tu familia política es manipuladora, si tienes una suegra tóxica o si, por el contrario, es tu yerno tóxico o tu nuera tóxica, lo más importante es mantener el control de tus emociones, establecer tus límites e intentar ayudar en lugar de destruir.

francisco shepherd

Psicólogo y escritor. Busco otro punto de vista para el mundo. Conóceme mejor pinchando aquí.

Mira también

Victimismo: el arte de echarle la culpa a otros

Se creen atacados por todo. Se quejan, lloran y son egoístas. El victimismo es una forma irresponsable de enfrentar la vida, que se extiende entre muchas de las personalidades tóxicas. Descubre la psicología detrás de la persona que se hace la víctima en este artículo.