Blog, Psicología
Trastorno de personalidad esquizoide

Trastorno de personalidad esquizoide

El trastorno de personalidad esquizoide está caracterizado por el aislamiento social y sentimientos de indiferencia hacia otras personas. Las personas que conocen a alguien con este trastorno los suelen describir como personas distantes, que no quiere mantener ningún contacto con otras personas.

Las personas con este trastorno suele sufrir depresión. Aunque transmitan que no quieren interacciones sociales, se sienten solos y aislados.

Además, sienten mucha dificultad para expresar sus emociones y una ausencia de deseo por mantener relaciones cercanas. 

Suele ser un trastorno poco frecuente, con mayor incidencia en hombres.

Síntomas

Los principales síntomas que sufre una persona con este trastorno son:

  • Se sienten indiferentes ante los halagos o reafirmaciones de otros, también ante las críticas y el rechazo.
  • Actitud con excesiva preocupación hacia el futuro
  • Son introspectivos y fantasiosos
  • Están desapegados de otras personas y relaciones
  • Ausencia de deseo por tener relaciones cercanas con otros
  • No les importan las normas sociales ni las expectativas de otros
  • No suelen participar en actividades que impliquen a otras personas, tampoco en aquellas que tienen por objetivo el placer y la diversión
  • No disfrutan de las relaciones familiares
  • Pueden ser descritos como fríos, retraídos y distantes

Suele evidenciarse inicialmente durante la infancia, aunque ya se hace destacable en la adultez temprana. 

Los síntomas del trastorno esquizoide de personalidad suelen afectar a múltiples áreas de la vida de la persona afectada, incluidas las relaciones familiares, estudios o trabajo.

Causas

No se conocen cuáles son las causas concretas de este trastorno, pero suele ser una combinación de factores genéticos y ambientales. 

Por ejemplo, una de las causas probables de la aparición de este trastorno es un sentimiento de rechazo por los otros, ya sean amistades o familiares, en edades tempranas. Al sentir que “no encajan” o “no comprendidos”, algunas personas pueden desarrollar estrategias defensivas psicológicas para poder afrontar este sentimiento. En este caso, como no pueden conseguir integrarse con otros, se crean la idea de que no lo necesitan, de que no quieren ese contacto social. El dolor sufrido en los anteriores contactos con otras personas ha sido tan grande que prefieren hacerse la idea de que no necesitan ninguna relación social, a pesar de poder estar sufriendo un fuerte sentimiento de soledad.

Evitar el contacto social para protegerse provoca que, durante sus vidas, no desarrollen las habilidades sociales necesarias. Así, cada vez se sienten más inadaptados e incapaces de mantener ninguna relación cercana.

Diferencias entre trastorno de personalidad esquizoide y esquizofrenia

El trastorno esquizoide comparte algunos de los síntomas con la esquizofrenia y se considera que está en su espectro. Sin embargo, hay características clave que los diferencian para hacer un diagnóstico diferencial: mientras que las personas con trastorno de personalidad esquizoide no suelen presentar paranoia o alucinaciones, estas sí están presentes en la esquizofrenia.

Por otro lado, los esquizoides suelen tener una conversación sensata, mientras que la esquizofrenia suele tener un patrón extraño y difícil de seguir en su lenguaje.

Diagnóstico

En el manual diagnóstico DSM-5 se define este trastorno como un patrón generalizado de déficits sociales e interpersonales marcados por una incomodidad aguda y una incapacidad para entablar relaciones cercanas, así como distorsiones cognitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento.

Las personas deben mostrar al menos cuatro de los siguientes síntomas para ser diagnosticados con este trastorno:

  • Preferencias por actividades solitarias.
  • Desapego emocional y falta de expresión de emociones.
  • Experimenta poco placer de las actividades.
  • Indiferencia hacia la crítica o ante halagos.
  • Falta de deseo por mantener relaciones personales cercanas.
  • Poco o ningún interés en el sexo con otras personas.
  • Sin amigos cercanos más allá de la familia inmediata.

Esta condición es muy poco común y a menudo se confunde con otros trastornos mentales. A la vez, pocas personas que sufren este trastorno acuden a buscar tratamiento, ya que las propias características que fomentan el aislamiento les hacen estar muy incómodos ante un terapeuta. Solo tras interrupciones graves de muchas áreas de sus vidas suelen acudir a un profesional de la salud mental.

¿Cómo se trata?

Una de las principales dificultados para tratar a las personas con este trastorno es la dificultad para crear y mantener relaciones terapéuticas.

Por otro lado, su carácter retraído hace que sea muy poco frecuente que acudan a consulta.

La terapia cognitiva conductual ha demostrado tener buenos resultados, aunque muy tímidos debido a la escasez de casos clínicos. También ha solido usarse la terapia grupal. Con este tipo de terapias se les ayuda a detectar pensamientos y comportamientos conflictivos, así como desarrollar nuevas habilidades sociales y de afrontamiento.

Si tiene un ser querido con esta afección, evite juzgarlo o presionarlo, e intente ser paciente con él. Puede intentar alentar a la persona a buscar tratamiento, pero sin empujarlo excesivamente a realizar actividades en las que no se sienta a gusto. Es preferible buscar actividades que requieran poco contacto emocional y que puedan realizar juntos.

La afección suele ser duradera, pero con apoyo y un tratamiento eficaz, las personas que la padecen pueden mejorar y vivir una vida funcional.

Bibliografía

Caballo, V (2004). Manual de trastornos de la personalidad: descripción, evaluación y tratamiento.

Belloch Fuster, A. y Fernández-Álvarez, H. (2010). Tratado de trastornos de la personalidad. Madrid: Síntesis.

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington.

Check Also

Trastorno de personalidad esquizotípico

Son extraños y no se relacionan bien con otros. Las personas con trastorno de personalidad esquizotípico tienen estos síntomas.